Cualidades básicas para ser un buen camarero

Camareros

¿Buscas trabajo de camarero o camarera? Con la llegada de la temporada alta, numerosas empresas del sector de la hostelería buscan personal para reforzar su plantilla durante los meses más turísticos del año.

Comienza por adaptar tu currículum para este puesto, ¡tus posibilidades aumentarán! Incluye la formación y la experiencia que demuestren tu capacidad para este trabajo, así como las habilidades que puedan resultar relevantes para el empleador.

El éxito de un restaurante no solo depende de su carta y de la elaboración de sus platos, sino también de la profesionalidad del personal. La fidelidad de los clientes a un establecimiento tiene que ver en gran medida con el trato recibido por parte de los camareros y camareras, encargados de contribuir a que los consumidores repitan.

Los propietarios de los restaurantes coinciden en que a la hora de contratar a un empleado tienen en cuenta los siguientes aspectos:

  • Amabilidad. Ser amable y paciente es una cualidad imprescindible para un camarero, que ha de entender las necesidades del cliente y hablarle siempre con respeto y una sonrisa en la cara.
  • Rapidez. Sin descuidar el trato personal, debe procurar que los comensales no tarden en ser atendidos.
  • Proactividad. Hay que anticiparse a las necesidades de cada cliente, ofreciendo una nueva bebida o pan cuando se le esté acabando. Las sugerencias y recomendaciones del plato del día también son de agradecer.
  • Conocimiento del menú. No es suficiente con saberse los nombres de cada plato del menú; un buen camarero debe conocer los ingredientes y el proceso de creación, para poder resolver las posibles dudas y hacer sugerencias a los más indecisos.
  • Trabajo en equipo. En la hostelería este es un aspecto muy importante. Son imprescindibles un buen ambiente entre todos los trabajadores, así como una impecable organización.
Comparte esta noticiaShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on Pinterest