Las empresas de trabajo temporal

Las empresas de trabajo temporal (ETT)  ayudan a las empresas a aprovechar una amplia reserva de trabajadores cualificados para sustituir rápida y fácilmente a los empleados ausentes o destinados temporalmente a otro lugar. Un empleado temporal ofrece al empresario lo mejor de ambos mundos: soluciones de personal rentables y a corto plazo con un riesgo mínimo.

Gestionan la estacionalidad existente en toda economía, pero no producen mayor temporalidad, por tanto, no sólo impulsan la creación de empleo; potencian la empleabilidad de la población. Las empresas de trabajo temporal ayudan y asesoran a los demandantes de un primer empleo y ofrecen trabajo a las personas que no pueden encontrar empleo a través de los canales tradicionales o que desean complementar sus ingresos con un empleo a corto plazo. Favorecemos el acceso de determinados colectivos al mercado laboral: jóvenes, parados de larga duración, mayores de 45 años, discapacitados, etc. Al poner en contacto la oferta con la demanda, agilizamos -con garantías- el mercado de trabajo. Un 19% de los trabajadores acaban incorporándose a la plantilla de la empresa cliente.

La formación -cualificación y reciclaje- de los trabajadores en la ETT es una aportación fundamental en un mercado laboral cada vez más selectivo y flexible. Los candidatos reciben la formación precisa que los cualifica para cada puesto; adquieren así una experiencia que sería imposible de conseguir de otra manera (formación multidisciplinar).

empleabilidad

Empleabilidad ETT Málaga, Madrid, Córdoba y Granada

Ayudamos a las empresas a ser más competitivas; les ofrecemos la oportunidad de cambiar costes fijos por costes variables, posibilitando la adaptación de sus estructuras a la demanda del mercado y ganando en flexibilidad. En consecuencia, liberan recursos empresariales para nuevas inversiones.

Reducimos el absentismo y aumentamos la productividad. Damos cobertura legal, y, por tanto, mejoramos las garantías y la seguridad tanto de las empresas como de los trabajadores. Acabamos con el mercado negro, limitando las prácticas clandestinas de subcontratación ilegal que tienen lugar en determinados sectores como la hostelería.