Cómo redactar una carta de presentación

Cómo redactar una carta de presentación

Enviar una carta de presentación que acompañe tu currículum puede marcar la diferencia para el departamento o personal de Recursos Humanos que lo recibe, ayudando a que tu candidatura sea tenida en cuenta para una futura entrevista de trabajo.

¿Sabrías redactar la carta de presentación ideal? Antes de ponerte manos a la obra, ten en cuenta que tiene que despertar el interés de quien la lea y contener datos que resuman tu cv, por lo que es aconsejable redactar una para cada oferta de empleo y personalizarla. Olvídate de plantillas al uso y de enviar la misma para todas tus candidaturas. Pero sí que existen algunas líneas generales que puedes seguir para cada ocasión. Te las detallamos a continuación.

Piensa por un momento a quién va dirigida tu carta, infórmate sobre la empresa y el puesto al que aspiras. Trata de identificar las claves de tu cv que se corresponden con las características del empleo y resúmelos.

Procura ser breve y formal, sin extenderte más que 1 página – lo ideal es aún menos- y usa un tono cordial pero respetuoso, sin tuteos ni expresiones informales.

Si tu propósito es responder a una oferta de trabajo u anuncio de empleo, debes indicar la referencia o el puesto al que optas, mencionando la fuente por la que has descubierto la oferta: “Con motivo de la oferta de (nombre puesto) publicada en (medio), me dirijo a usted para expresarle mi deseo de incorporarme al equipo de (nombre empresa).” Si, por el contrario, se trata de una autocandidatura, menciona cómo has conocido la empresa: en una feria de empleo, un reportaje, étc.

A continuación, redacta uno o dos párrafos cortos en los que resumas por qué serías un buen candidato, resaltando sobre todo la experiencia y formación en el campo del puesto de trabajo ofertado. Si eres el candidato perfecto, es el momento de dejarlo claro.

¿Sabes algo acerca de la empresa? Cuéntales en un par de líneas por qué te gustaría trabajar para ellos, incidiendo en la calidad de sus productos o servicios.

Para despedirte, nada mejor que un recordatorio de tus datos de contacto. Algo como esto: “Si lo considera oportuno, me encantaría proporcionarle más detalles sobre mi currículum vitae durante una entrevista con usted. Podrá contactar conmigo en el XXXXXXXXX o por correo electrónico xxxxx@mail.com.”

¿Nos ponemos manos a la obra?