Empleados felices: la clave del éxito empresarial

Últimamente se habla mucho de los beneficios que personas felices aportan a una empresa. Sin embargo, las compañías no cuentan con estrategias en pro de la felicidad del equipo de trabajo, y deberían empezar a hacer algo al respecto para aumentar la productividad y lograr el máximo éxito empresarial.

empleado-feliz

Año nuevo, hábitos laborales nuevos

Año nuevo, hábitos laborales nuevos

El comienzo del año es un buen momento para revisar y cambiar nuestros hábitos y rutinas en el trabajo, establecer dinámicas nuevas, y marcar las directrices que nos llevarán a afrontar todos los retos laborales a lo largo del año. Enero marca en muchos casos la vuelta de unas pequeñas vacaciones, por lo que es buena idea crear y mantener la motivación en la plantilla.

¿Cómo medimos la satisfacción en el trabajo? Parece que necesitamos tres puntales concretos para determinar lo contentos o no que nos encontramos en un trabajo. El primero de ellos es tan básico como obvio. Se trata del salario, ¿cobran los trabajadores de nuestra empresa lo suficiente? Si la respuesta es no, ha llegado el momento de plantear una revisión salarial. Si no es posible implementar un pequeño aumento de sueldo, prueba a exigir menos esfuerzo o tiempo invertido en la empresa. Un empleado será mucho más productivo si percibe que su retribución es justa.

¿Trabajamos en un clima laboral positivo? Cada vez son más las encuestas y estudios que apuntan a un “salario emocional” como algo bien o muy bien valorado por las plantillas de muchas empresas. Ofrecer condiciones ventajosas como flexibilidad de horarios y la posibilidad de teletrabajo supera muchas veces a los aspectos económicos.  Pactar nuevas reglas supone implementar una política de comunicación eficaz, en la que los empleados tengan claros los objetivos y los plazos exigidos.

¿Tenemos oportunidad de desarrollarnos dentro de nuestra empresa? Los tiempos en los que un profesional desempeñaba las mismas funciones hasta que llegaba la fecha de su jubilación están llegando a su fin. Los profesionales de hoy en día albergan más expectativas, y si no encuentran un entorno laboral que les rete y en el que tengan la confianza de desarrollarse y promocionar pueden sentirse decepcionados.

Sin duda la máxima para empezar el año es “Un empleado feliz es un empleado productivo”.

¡Feliz comienzo de año!

(Fuente: La Vanguardia)

 

Algunas maneras de ser más feliz en el trabajo

feliz-en-trabajo¿Te gusta lo que haces?

¿Qué es lo que puede hacer que amemos u odiemos nuestro trabajo? Además de dedicarnos a algo que nos guste, existen una serie de pequeños detalles que pueden suponer un cambio muy grande en nuestro día a día. Conectar con el sentido final de nuestras labores diarias y los grandes objetivos de la empresa, pensar que tenemos un puesto de trabajo relevante dentro de nuestra organización y asociar emociones positivas a nuestro día a día, son los factores claves que determinarán nuestra respuesta ante la pregunta, ¿te gusta tu trabajo?
Activar esta serie de vínculos y conexiones puede lograrse de distintas maneras. Crear un sentimiento de grupo en la plantilla y conseguir que el trabajo en equipo sea fluido y no una pesadilla es crucial. Tener la sensación de que se forma parte de un gran proyecto es en la gran mayoría de las ocasiones más importante que obsequiar a la plantilla con pequeñas comodidades, como café, té y desayuno gratuito o colocar un futbolín en uno de los pasillos.
El espacio para la creatividad y el desarrollo y la evolución profesional de los empleados es un valor intangible que pesa más de lo que pensamos. Tiempo para pensar, buscar inspiración y dar forma a nuevas ideas harán de nosotros unos profesionales orgullosos de nuestro propio trabajo, una sensación que, inevitablemente, se convertirá en pasaporte directo a nuestra felicidad. Y tú, ¿cómo consigues mantener la ilusión por tu trabajo?