Destaca en tus entrevistas de trabajo

Llevas todo el mes de septiembre enviando currículums a diestro y siniestro, y tu esfuerzo empieza a dar sus frutos en forma de llamadas para realizar entrevistas de trabajo.

Destacar entre cientos de candidatos gracias a tu CV es un gran paso para conseguir el empleo, pero debes tener en cuenta que todavía queda mucho por hacer. Probablemente, el día de la entrevista te encuentres con decenas de personas que serán entrevistadas para el mismo puesto de trabajo que tú.

¿Tienes ya fecha para este encuentro en persona con el reclutador? ¡Empieza a prepararte! Si quieres destacar entre el resto de candidatos, debes cuidar todos los detalles.

En primer lugar, infórmate sobre la empresa. A toda compañía le gusta ser reconocida, sobre todo por los aspirantes a formar parte de ella, y a menudo comprueban lo que sabes de ellos durante las entrevistas de trabajo.

Estudia tus puntos fuertes y débiles, para destacar los primeros y defender los segundos. Aunque ya tengan tu currículum, imprímelo y llévalo para facilitar que el seleccionador lo tenga a mano.

El día de la entrevista ve solo, lleva ropa adecuada y llega con antelación. Además de mostrar interés y no hacer esperar al entrevistador, tendrás tiempo para relajarte antes de la prueba.

Cuida el lenguaje corporal, incluso en la sala de espera. La espalda recta, la mirada al frente y una postura que te aporte autoconfianza y transmita seguridad.

Durante el encuentro, saluda con un apretón de manos, habla siempre de usted al reclutador, evita los gestos nerviosos y mira siempre a los ojos. Centra la conversación en lo que puedes aportar a la empresa como trabajador, y no tanto en lo que te interesa a ti como candidato.

Las preguntas por parte del entrevistado no solo están permitidas, sino que son obligadas si quieres mostrar un interés sincero y real por ser parte de la empresa. Eso sí, deja que sea el entrevistador el que marque el ritmo del encuentro y nunca le interrumpas, aprovecha para resolver tus dudas cuando te lo indique o al final de la entrevista.

¡La primera impresión es lo que cuenta!

Primera entrevista de trabajo, ¿y ahora qué?

Entrevista trabajo

Enviaste tu currículum para postularte a un puesto de trabajo, te llamaron y has realizado una primera entrevista. Muchos candidatos no saben cuál es el siguiente paso a seguir: ¿contactar con el entrevistador o esperar a ser contactado?

Por lo pronto ya es un logro que tu CV haya llamado la atención entre cientos de ellos, eso significa que tu perfil profesional le ha resultado interesante para la empresa. La entrevista es una primera toma de contacto, en la que el reclutador puede ampliar su información sobre ti y comprobar si todo lo que dices en tu currículum es cierto –como el dominio del inglés, por ejemplo-.

En algunos casos solo vuelven a ponerse en contacto contigo si la entrevista ha resultado satisfactoria, es decir, si pasas a la siguiente fase o directamente te quedas con el puesto de trabajo. Sin embargo, en ocasiones se despiden con un “ya te llamaremos”, y tras unos días empiezas a desesperarte por saber una respuesta. ¿Qué hacer en este supuesto?

Comienza por enviar un breve correo electrónico al seleccionador agradeciendo su tiempo y mostrando interés por formar parte de su compañía.  En el caso de que dispongas de informes o proyectos personales que no has mostrado durante la entrevista y que han surgido en la conversación, puedes adjuntarlos en el email para ampliar la información del currículum y la entrevista. ¿Cuánto debes esperar para dar este paso? El momento perfecto es el día siguiente al encuentro.

¿Sigues sin tener noticias? Respeta siempre los tiempos indicados. Eso sí, pasado ese período es totalmente normal que te intereses sobre los avances en el proceso de selección.

Si finalmente pasas a la siguiente fase, prepárate para la segunda entrevista. Repasa las preguntas realizadas en la primera, y ten en cuenta que en esta ocasión te plantearán cuestiones más específicas. ¿Tienes dudas sobre el trabajo a desempeñar o del resto del proceso? ¡No dudes en plantear todas tus preguntas! La muestra de interés siempre es un punto a favor.

Cómo redactar una carta de presentación

Cómo redactar una carta de presentación

Enviar una carta de presentación que acompañe tu currículum puede marcar la diferencia para el departamento o personal de Recursos Humanos que lo recibe, ayudando a que tu candidatura sea tenida en cuenta para una futura entrevista de trabajo.

¿Sabrías redactar la carta de presentación ideal? Antes de ponerte manos a la obra, ten en cuenta que tiene que despertar el interés de quien la lea y contener datos que resuman tu cv, por lo que es aconsejable redactar una para cada oferta de empleo y personalizarla. Olvídate de plantillas al uso y de enviar la misma para todas tus candidaturas. Pero sí que existen algunas líneas generales que puedes seguir para cada ocasión. Te las detallamos a continuación.

Piensa por un momento a quién va dirigida tu carta, infórmate sobre la empresa y el puesto al que aspiras. Trata de identificar las claves de tu cv que se corresponden con las características del empleo y resúmelos.

Procura ser breve y formal, sin extenderte más que 1 página – lo ideal es aún menos- y usa un tono cordial pero respetuoso, sin tuteos ni expresiones informales.

Si tu propósito es responder a una oferta de trabajo u anuncio de empleo, debes indicar la referencia o el puesto al que optas, mencionando la fuente por la que has descubierto la oferta: “Con motivo de la oferta de (nombre puesto) publicada en (medio), me dirijo a usted para expresarle mi deseo de incorporarme al equipo de (nombre empresa).” Si, por el contrario, se trata de una autocandidatura, menciona cómo has conocido la empresa: en una feria de empleo, un reportaje, étc.

A continuación, redacta uno o dos párrafos cortos en los que resumas por qué serías un buen candidato, resaltando sobre todo la experiencia y formación en el campo del puesto de trabajo ofertado. Si eres el candidato perfecto, es el momento de dejarlo claro.

¿Sabes algo acerca de la empresa? Cuéntales en un par de líneas por qué te gustaría trabajar para ellos, incidiendo en la calidad de sus productos o servicios.

Para despedirte, nada mejor que un recordatorio de tus datos de contacto. Algo como esto: “Si lo considera oportuno, me encantaría proporcionarle más detalles sobre mi currículum vitae durante una entrevista con usted. Podrá contactar conmigo en el XXXXXXXXX o por correo electrónico xxxxx@mail.com.”

¿Nos ponemos manos a la obra?

 

 

Cómo responder a las preguntas más frecuentes en una entrevista de trabajo

shutterstock_88229152_post_thumb1Si tienes una entrevista de trabajo en los próximos días, lo mejor es que la prepares un poco, así llegarás más tranquilo y la conversación tendrá un carácter más fluido y natural, algo que, de todas de todas, te interesa. No está mal por tanto, prepararte para responder algunas de las preguntas más frecuentes. Por cierto, antes de nada, es recomendable que te informes acerca de la empresa en la que tendrás la entrevista. ¿Sabes cuáles son sus líneas de negocio, actividades y servicios? Una vez aclarado, piensa la respuesta para “¿por qué eres la persona ideal para este puesto?”. ¿Ya lo sabes? Lo ideal es que te centres en las habilidades, conocimientos, experiencia y competencias propias que demuestren todo lo que serías capaz de hacer por la empresa. ¿Sabrías definir tus fortalezas? Destaca un listado de cualidades positivas que se adapten al puesto de trabajo que ofrece la empresa. Esta cuestión puede ir ligada a otra en la que el entrevistador quiere sondear acerca de tu comportamiento y forma de reaccionar ante distintas situaciones, por lo que es recomendable tener un as en la manga para poder relatar logros profesionales y situaciones complicadas en las que lograste salir airoso. La pregunta difícil viene ahora: “¿cuáles son tus debilidades?” Menciona alguna que tenga poca importancia y que no interfiera con las tareas y responsabilidades del puesto, siempre poniendo el acento en tus esfuerzos por mejorar esos pequeños defectillos. Definirte como una persona “muy perfeccionista” ya ha pasado a la historia como una de las respuestas más manidas, ¡descártala! Resumiendo: situaciones anteriores en otras empresas, puntos fuertes y débiles y habilidades y conocimientos para el puesto al que deseas optar.