Las preguntas más frecuentes en una entrevista de trabajo

Las preguntas más frecuentes en una entrevista de trabajo

La llegada del nuevo año lectivo es una oportunidad excelente para reactivar la búsqueda de empleo, actualizar curriculum y agenda nuevas entrevistas de trabajo. Especialmente atendiendo a la alta demanda de empleo que suele darse de cara a la campaña de navidad. Por eso, en Empleabilidad ETT queremos desgranar en este artículo las preguntas más frecuentes en una entrevista de trabajo. Para que puedas prepararte tus respuestas y acudir sin miedo a tus futuras entrevistas laborales.  Read more

31 Consejos para tu próxima entrevista de trabajo

¿Te enfrentas a una entrevista de trabajo próximamente? No está de más, entonces, que la prepares con un poco de antelación y te concentres en bordar unos cuantos puntos. Recuerda, la calma es tu mejor consejera, y puedes lograrlo ensayando unos días antes un amago de entrevista con alguna persona de tu confianza. Podéis atender a los aspectos formales e informales, los relacionados con el contenido de las respuestas, y los que tienen que ver con la postura y con el lenguaje no verbal.

Esta infografía te será muy útil para evaluar si estás bien preparado:

Consejos Entrevista Trabajo

 

 

 

¿Qué tiene que ver el lenguaje corporal en una entrevista de trabajo?

ENTREVISTAposturaAprende a usarlo en tu favor

Cuando nos preparamos para conseguir el puesto de trabajo que nos interesa, solemos centrarnos en la posible batería de preguntas a las que tendremos que contestar. Responder con soltura y naturalidad es posible si previamente hemos dedicado un rato a elaborar respuestas. Pero existen otras maneras de comunicar además de con las palabras y el lenguaje formal: podemos transmitir muchísimo con nuestra postura corporal y nuestros gestos.
¿Sabes saludar? Lo más recomendable es dar la mano con firmeza y mirando a los ojos de nuestro interlocutor, mostrando confianza y seguridad en uno mismo. Siéntate erguido pero manteniendo una postura relajada, si estamos tensos nuestro entrevistador lo notará enseguida. Las manos, mejor en un lugar visible. Usarlas mientras hablamos enfatizará nuestras respuestas, y así evitamos dejarlas en el regazo o cruzar los brazos y poner barreras con la persona con la que estamos hablando, aportando energía y vitalidad a nuestro discurso. ¡Las manos siempre fuera de los bolsillos! Relaja el gesto de la cara, mira a tu entrevistador a los ojos y modula tu dicción para hablar de manera tranquila. Cruzar las piernas también puede transmitir una actitud defensiva, así que ensaya maneras de sentarte en casa para no caer en esta postura tan cómoda. Relaja los hombros y mantén tu cabeza centrada, es lo mejor para transmitir seriedad.
Un dato que te animará a seguir estos consejos: según una encuesta realizada a 2000 profesionales de recursos humanos, el 33% declararon que “durante los primeros 90 segundos ya sabían si contratarían al candidato”. ¿Practicamos?