Selección de personal atendiendo a las competencias personales y profesionales

Hasta hace unos años, los departamentos de recursos humanos se centraban en la selección de personal basándose únicamente en el perfil profesional: experiencia laboral, puestos similares, antigüedad en el sector, etc. Sin embargo, hoy día, una buena selección de personal se hace en base a las competencias tanto profesionales (aptitud) como personales (actitud). 

Que una selección de personal para un puesto de trabajo se rige por la trayectoria profesional es de canto. No se puede contratar a un panadero para diseñar barcos ni viceversa. La formación académica y la experiencia laboral son claves a la hora de contratar a alguien. Sin embargo, en los últimos años ha ido adquiriendo mayor importancia ampliar el tipo de competencias ‘mínimas’ que necesitamos en un nuevo empleado.

Siguiendo con el ejemplo del panadero, la selección se acotará entre aquellos perfiles profesionales que encajen con el puesto, que hayan trabajado antes en el sector, que tengan algún certificado de cocina, carné de manipulador, etc. Pero el departamento de recursos humanos no quiere ‘un panadero’ sino ‘el panadero’. Aquel que, a parte de sus competencias profesionales, tiene las competencias personales deseadas para el puesto vacante. Estas pueden ser: buen trato al cliente, buena presencia, saber estar, buena capacidad comunicativa, sentido del humor. Sí, habéis leído bien, sentido del humor.

seleccion personal 3

Las competencias personales van mucho más allá de las ‘mínimas necesarias’ para el puesto de trabajo, conocidas como competencias umbrales. Es decir, son las que todos los potenciales panaderos deben cumplir a parte de su experiencia laboral: higiene, organización, responsabilidad, proactividad, etc. Las competencias umbrales son las que todo aspirante a panadero debe cumplir, ya que forma parte del desempeño diario del trabajo. Las competencias superiores son aquellas que diferencian ‘un panadero’ de ‘el panadero perfecto’.

Por eso, cualidades muy personales como pueden ser el sentido del humor, los gustos a la hora de vestir, la capacidad de expresión o el sentido común, se convierten en ese extra que recursos humanos busca para la vacante de empleo. De nada sirve un panadero con veinte años de experiencia que espanta a los clientes, que devuelve mal el cambio siempre, que habla a gritos o huele mal. Pueden parecer cualidades sin importancia pero pueden significar el éxito o fracaso de una empresa.

Así que, cualquier proceso de selección que se precie hoy día debería tener en cuenta estas competencias personales que amplificarían las competencias profesionales del candidato:

  • Saber (conocimientos): el conjunto de conocimientos, prácticos o académicos en torno a la profesión.
  • Saber hacer (habilidades / destrezas)que la persona sea capaz de aplicar los conocimientos que posee a la solución de los problemas que le plantea su trabajo.
  • Saber estar (actitudes / intereses)que los comportamientos se ajusten a las normas y reglas del puesto (buen trato al cliente, amabilidad, asertividad, etc).
  • Querer hacer (motivación)sin un motor diario, nada de lo anterior será duradero porque el trabajador se sentirá ajeno a su puesto. La valoración de terceros y las recompensas ayudan a esa motivación pero hay que evaluar la motivación intrínseca del empleado (qué le mueve a ir a trabajar, cuáles son sus aspiraciones, qué espera del día a día en su puesto).
  • Poder hacer (medios y recursos): se trata de que la persona disponga de los medios y recursos necesarios para llevar a cabo los comportamientos incluidos en la competencia. Puede ser algo material, que se requiera un cámara o sonidista con equipo propio, por ejemplo, o un transportista con furgoneta. O puede ser una cuestión personal. Ni todo el conocimiento del mundo ni toda la práctica pueden superar las ‘barreras o impedimentos personales’. Es decir, aunque hayas estudiado física y hayas volado en muchos aviones, si sufres de vértigo difícilmente podrás acceder a ese puesto para limpieza de ventanas en rascacielos.

En pleno 2017, estas son algunas de las claves que debe contemplar cualquier departamento de recursos humanos que quiera realizar una selección de personal eficaz y exitosa. Por suerte para las empresas, las oficinas de empleo temporal como Empleabilidad ETT ofrecen una selección de personal profesional y eficaz que atiende tanto a las competencias profesionales como personales para dar con el candidato perfecto.

 

Comparte esta noticiaShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on Pinterest

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *