Onboarding o la importancia de una bienvenida empresarial planificada

En cualquier ámbito de la vida social una primera impresión determina las relaciones y opiniones ante la nueva persona o situación ante la que nos encontramos. La primera impresión de tus nuevos empleados no es diferente. Un onboarding planificado no solo sirve para generar una bienvenida calurosa y afable a los empleados que recién pasan a formar parte de la plantilla, también favorece a la curva de aprendizaje, las relaciones laborales, la motivación extrínseca del trabajador y su percepción del entorno del trabajo y las tareas asignadas.

Un onboarding bien diseñado agiliza la integración del nuevo empleado en la cultura corporativa y aumenta, hasta en un 58%, las posibilidades de que permanezca en plantilla pasados tres años de la primera contratación. Así pues, el onboarding se presenta como un proceso clave en el camino hacia la búsqueda de un equipo de trabajo estable y duradero.

Este proceso se debe iniciar desde los estadios más tempranos de la selección de personal, desde que el empleado acepta nuestra oferta de trabajo ¿por qué? Durante la búsqueda activa de empleo, el empleado en potencia está seleccionando y descartando puestos de trabajo tal como nuestros recursos humanos parecen hacer con los posibles candidatos.

 

Onboarding

No es de extrañar, pues, que en el tiempo transcurrido entre aceptar una oferta de trabajo y comenzar en el puesto, el candidato reciba una oferta que considere mejor y abandone el barco antes de subir siquiera a bordo. Por eso el onboarding debe planificar una estrategia de seguimiento con el que acercar al candidato al barco.

Enviar algunos documentos de bienvenida a su email o incluso una divertida imagen de bienvenida para hacerlo sentir parte de la empresa incluso antes de pisarla físicamente. Información básica como los otros miembros del equipo, los contactos de la dirección e incluso, por qué no, un listado de cafeterías o restaurantes cercanos donde poder ir para el desayuno  el café si se diera la circunstancia.

El onboarding pretende actuar como un elemento motivador e integrador, allanar el terreno antes de su entrada en la empresa y justo en el momento de la toma de contacto. Tener preparado una pequeña presentación de los valores de la empresa, hacer un tour por la oficina y presentar al equipo y sus responsabilidades son parte de esta bienvenida empresarial.

Para que la acogida u onboarding tnega más éxito se recomienda que la realice otro compañero o compañera de trabajo. Previamente ha pasado por esa situación y ayudará a romper el hielo, y a aportar una visión de la empresa más honesta y real que si un comité de la directiva te espera en fila india para recitar los eslóganes de la marca.

Con el desarrollo de las tecnologías y la evolución e implicación de estas en el mundo laboral el onboarding también debe ser digital. Esto incluye desde la integración del nuevo empleado en los canales de comunicación del equipo (grupos de Facebook, grupos de whatsapp) hasta la utilización de software específico para integrar al nuevo trabajador en la cultura corporativa (un  Moodle con tests sobre las acciones y filosofía de empresa, una presentación en vídeo o powerpoint con los últimos logros y los objetivos a medio y largo lazo, etc).

En conclusión, el onboarding o bienvenida empresarial debería aprovechar todos los recursos humanos y tecnológicos disponibles para acoger al nuevo empleado e integrarlo en la empresa incluso antes de comenzar. De esta forma, no solo mejoramos su percepción de la empresa y su motivación sino que aceleramos su curva de aprendizaje, dándole a conocer el funcionamiento, las redes de contactos y el espíritu de la marca.  

Comparte esta noticiaShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on Pinterest

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *