¿Quieres replicar el éxito empresarial de Steve Jobs en tu empresa? Sigue sus reglas

¿Tienes una empresa? ¿Conoces a Steve Jobs? Quizás esto pueda interesarte. Steve Jobs es el fundador de Apple y ha sido una de las personas que mayor éxito empresarial ha albergado durante los últimos años. Pero este éxito no llegó de la nada con un golpe de suerte, si no que fue el resultado de un duro trabajo previo que según el propio Jobs estaba basado en diez reglas que fueron la base de su éxito en los negocios. Y las queremos compartir contigo para que tu empresa triunfe tanto (o casi) como Steve Jobs.

Para Jobs la regla de oro era que los clientes no pueden decirte lo que necesitas sino que el éxito de las empresas radica cuando éstas logren anticiparse siempre a lo que los compradores necesitan y crear nuevas necesidades. Conocer tu mercado, conocer tu público. analizar sus debilidades y ofrecerles fortalezas s la clave de conseguir que tus productos o servicios sean deseados y demandados. Así que la regla de oro no se trata de qué puede ofrecer tu empresa sino qué ofrece tu empresa que es indispensable hoy día entre tu target específico. Más vale centrarte y especializarte en uno o dos productos clave que ofrecer un interminable catálogo de servicios que se pueden encontrar en cualquier parte. Además esto permite focalizar tus estrategias de marketing en necesidades clave y acotar aún más a tu público.

Por ejemplo, una peluquería que ofrece los mismos tintes, cortes y peinados que todas las demás deberá abrirse camino contra una cantidad ingente de competidores iguales en servicios, precios y estrategias.  Si ofreces un tinte ecológico único, si ofreces un descuento o peinado gratuito para desempleados, si dispones de zona de guardería en tu establecimiento, estás otorgándole un valor único añadido a tu empresa. Estás creando necesidad, estás destacándote del resto.

adapatarse

Otra de las reglas de oro de Steve Jobs estaba relacionada con la innovación, para el fundador de Apple innovar era dar grandes pasos y arriesgarse hasta el final. Estar al tanto de las últimas tecnologías en tu sector, de las técnicas más avanzadas, de los riesgos y beneficios de los productos que ofreces. Y sobre todo, de su utilidad y aplicación en el mercado actual. De nada sirve utilizar una aplicación puntera que no se actualiza desde hace tres años o en la que no se invierte en contenidos, mejoras, etc.

La tercera regla estaba basada en su experiencia personal y para él el diseño en cualquier negocio era algo muy importante. La imagen de marca, logo, colores, web, impresos, etc. Toda a estrategia de marca debe ir dirigida a reconocer tus servicios o productos se presenten en el formato que se presenten. ya sea un folleto, un post de facebook o una foto de Instagram, el cliente debe reconocer fácilmente la marca. Por su diseño, sus colores, su lenguaje, su mensaje. Esto no significa homogeneizar, por ejemplo, tus redes sociales. Cada red social tiene su público y su propio lenguaje y formato. Pero saber adaptar contenidos y mantener una línea clara entre todas hará que tus clientes te reconozcan en cualquier parte. El rojo de coca cola siempre nos llevará a cantar esa cancioncita que lleva años en desuso: ‘siempre, coca-cola’. Y sin embargo, ahí está, en el imaginario colectivo al ver un posavasos, una sombrilla o el último spot publicitario (que ni siquiera incluye la canción ya salvo en nuestras cabezas).

creer

La siguiente de las reglas decía así: los grandes desafíos ocasionan grandes cambios, muchas veces el afrontar nuevos desafíos hay que hacer frente a cambios tanto empresariales como personales. Saber nadar con la corriente, o a contra corriente incluso, es esencial. Puede que algo nos funcione empresarialmente durante años, puede que algo que siempre fue útil un día de pronto deja de serlo. La adaptación y el cambio son cruciales. Antes era suficiente con servir la mejor comida en tu establecimiento, tener un buen menú y ofrecer un servicio exquisito. Pero ahora todo el mundo come a través de su móvil, desde casa. Saber apreciar las oportunidades de expansión y ‘subirse a la ola’ puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso.

La quinta estaba ligada a la frase menos es más, y se refiere a que en muchas ocasiones la cantidad no significa calidad. Y que los productos tengan un precio acorde a lo que brinda es otra de las reglas que usaba Jobs. En su productos se estimaba el precio de acuerdo con lo novedoso y la tecnología empleada. Por último decir que Jobs consideraba que era muy importante la confianza en uno mismo y en las capacidades que tenemos cada uno, debemos de creer en lo que hacemos incluso antes de hacerlo realidad. Puede que la regla crucial de todo éxito empresarial radique en esta frase. Si no creemos en lo que hacemos, lo que vendemos, lo que ofrecemos, difícilmente creerá nadie más.

Comparte esta noticiaShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on Pinterest